Olvidar cosas nos hace más inteligentes

Estándar

 

 

 

 

Blake Richards, en su laboratorio. University of Toronto.   Foto: Tendencias21.Net

 

Olvidar cosas nos hace más inteligentes

 

El cerebro debilita conexiones neuronales para que no se acumulen recuerdos superfluos

El cerebro selecciona los recuerdos que son pertinentes y debilita conexiones sinápticas para evitar la acumulación de recuerdos superfluos. Al mismo tiempo, genera nuevas neuronas donde guarda los recuerdos que son necesarios para adoptar una buena decisión. Eso explica por qué los niños olvidan muchas cosas y por qué no tenemos recuerdos anteriores a los 4 años de edad.

La memoria no pretende evocar la información más precisa, sino la más útil, por lo que olvidar algunas cosas lo que permite en realidad es tomar la decisión más inteligente, según un estudio de la Universidad de Toronto cuyos resultados se publican en la revista Neuron.

Los investigadores explican en su artículo que existen mecanismos neuronales que favorecen la pérdida de memoria, y que esos mecanismos son diferentes a los que están implicados en la acumulación de recuerdos.

En realidad, añaden, el cerebro no almacena todos los datos, ya que lo que hace es olvidar la información no pertinente para concentrarse en las cosas que van a ayudar a tomar una decisión en el día a día. El verdadero objetivo de la memoria es optimizar la toma de decisiones, señalan.

La investigación neurobiológica tradicional sobre la memoria ha tendido a centrarse en los mecanismos celulares involucrados en el almacenamiento de la información, conocida como persistencia, pero se ha prestado mucha menos atención a los mecanismos involucrados en el olvido, también conocido como transitoriedad, que ha sido el objeto de esta investigación.

A menudo se supone que una incapacidad para recordar significa un fracaso de los mecanismos implicados en el almacenamiento o recuperación de información. La realidad es que una memoria eficaz no consiste en la acumulación de datos, ya que puede resultar contraproducente. Olvidar lo superfluo ayuda al cerebro a concentrarse sobre lo importante.

Los investigadores, Blake Richards y Paul Frankland, explican que el cerebro tiene dos motivos para olvidar algunas cosas. Por un lado, el olvido nos ayuda a adaptarnos mejor a las nuevas situaciones, abandonando los recuerdos inmediatos que no necesitamos.

Por otro lado, el olvido nos permite generalizar los acontecimientos pasados para ayudarnos a tomar las decisiones relativas a las nuevas realidades, un concepto que en inteligencia artificial se conoce como regularización.

Este principio tiene como objetivo obtener modelos informáticos que aprenden a hacer generalizaciones basadas en grandes cantidades de datos. Para hacer esto, hay que olvidar algunos  detalles y priorizar la información básica que es necesaria para las decisiones.

Mecanismos del recuerdo

En un comunicado de la universidad de Toronto, Richards explica que si, cuando vamos por la vida, el cerebro estuviera emitiendo constantemente recuerdos potencialmente contradictorios entre sí, nos impediría tomar una decisión adecuada.

Para conseguirlo, el cerebro debilita las conexiones sinápticas (entre neuronas) que permiten codificar la memoria (para evitar que se almacene el recuerdo y se disipe como si nada).

Al mismo tiempo, genera conexiones nuevas a partir de células madre. Estas nuevas neuronas se integran en el hipocampo, remodelan los circuitos existentes y de esta forma dificultan el acceso de la memoria a ciertos recuerdos.

 Esto explica por qué los niños olvidan muchas cosas: su cerebro infantil está produciendo nuevas neuronas constantemente. Y también explica por qué no tenemos por lo general recuerdos anteriores a los cuatro años de edad.

 La conclusión principal de esta investigación es que lo mejor para almacenar recuerdos es no memorizarlo absolutamente todo, señala Richards. “El éxito de la memoria es hacer de usted una persona inteligente que puede tomar decisiones teniendo en cuenta las circunstancias, y un aspecto importante para ayudar a hacer eso es ser capaz de olvidar alguna información”.

Aunque olvidar cosas parece a veces molesto, e incluso puede alertar sobre la existencia de problemas más serios, esta nueva investigación sugiere que un cierto nivel de olvido es un mecanismo natural del cerebro para hacernos más inteligentes.

Referencia
The Persistence and Transience of Memory. Neuron, Volume 94, Issue 6, p1071–1084, 21 June 2017. DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.neuron.2017.04.037
——————————

Tomado de la Revista Tendencias 21.Net

Kultur Tulum forma parte de la Revista RafTulum

 ————————————————————– 

 

 

 

Científicos chinos derrumban otra frontera cuántica

Estándar

 

 

 

 

 

Imagen: Mediengestalter

 

Científicos chinos derrumban otra frontera cuántica

 

Trasladan por el espacio una imagen sin necesidad de partículas, aprovechando la función de onda de las fases de la luz

Por primera vez, científicos chinos han enviado información de un lado a otro del espacio sin necesidad de una partícula de apoyo. Lo han conseguido aprovechando las fases de la luz, que viajan como ondas en vez de partículas, para enviar una imagen en mapa de bits de un nudo chino, en blanco y negro. Luego fueron capaces de reconstruir la imagen que se hallaba repartida en las diferentes fases de la luz empleadas para el experimento.

Científicos  chinos han conseguido por primera vez enviar una información de un lado a otro del espacio sin necesidad de un vehículo que transporte la información. Se trata de una nueva proeza cuántica, es decir, ocurrida en el mundo de lo infinitamente pequeño, el universo no sometido a las leyes de la física que condicionan el mundo ordinario.

En el mundo cotidiano, el envío de una información de un lugar a otro requiere un soporte que lo recoge en un extremo y lo lleva al otro extremo. Por ejemplo, en las comunicaciones modernas la información viaja en forma de trenes de unos y ceros, montada encima de los electrones que recorren las redes de telecomunicación.

Antes de este descubrimiento, en el mundo cuántico habían dado con otra forma de enviar información, se ha llamado teleportación o teletransportación cuántica.

Con este sistema, los físicos habían conseguido transportar la información contenida en una partícula de un lado a otro, sin necesidad de un cable que una los extremos o de una señal que cruce el espacio. Este sistema se basa en el así llamado entrelazamiento cuántico, una propiedad de las partículas elementales.

Mediante  el entrelazamiento, dos partículas que están indisolublemente unidas, registra cada una de ellas instantáneamente lo que le ocurre a la otra. Si en una de ellas ponemos una información, automáticamente esa información aparecerá en la otra partícula, aunque ambas estén separadas entre sí. Pero son necesarias dos partículas al menos para que la información pueda ser transportada.

El entrelazamiento cuántico es la base de tecnologías como la computación cuántica, la criptografía cuántica, y la teleportación cuántica.

Nuevo sistema

El nuevo sistema que han conseguido los científicos chinos se llama comunicación cuántica contrafactual y, aunque hace tiempo que algunos físicos la habían imaginado, hasta ahora no había sido comprobada.

Este sistema no se basa en el entrelazamiento cuántico, sino en el así llamado Efecto Zeno, que permite trasladar un estado cuántico de un sitio a otro, sin que ninguna partícula o soporte sea necesario.

Lo que han hecho los científicos es usar ese estado cuántico para trasladar una imagen en  mapa de bits de un nudo chino (la forma singular de la tradición china de anudar hilos para formar figuras complejas), de un lugar del espacio a otro sin apoyarse en ninguna partícula.

Una imagen en mapa de bits es una estructura o fichero de datos que representa una rejilla rectangular de píxeles o puntos de color, denominada matriz, que se puede visualizar en un monitor o dispositivo similar. En este experimento se ha usado una imagen de un nudo chino con sólo dos colores, el blanco y el negro.

Ondas, que no partículas

El traslado de la imagen lo han conseguido basándose en el hecho de que todas las partículas de luz pueden ser descritas como ondas, más que como partículas. Mientras que una partícula ocupa un lugar en el espacio y tiene masa, una onda se extiende en el espacio transportando energía sin necesidad de materia. Las partículas elementales tienen esta dualidad, pudiendo comportarse indistintamente como ondas o partículas.

Lo que han hecho los científicos chinos es incorporar la información de la composición del nudo chino (trasladada a una imagen en mapa de bits) a mensajes de luz, que al trasladarse como ondas, no han necesitado partículas para llevarla a otro sitio.

Explican los investigadores que la idea se les ocurrió pensando en la holografía, que permite registrar no sólo la amplitud o intensidad de la luz, sino también sus fases (profundidad).  La fotografía registra sólo la intensidad de cada onda luminosa reflejada en un objeto. La holografía, por el contrario, registra la profundidad y dirección, o fase, de la luz.

Por eso se preguntaron si esa fase de luz se podría usar para trasladar una imagen. La respuesta obtenida tras el experimento es que sí.

Después de que todos los bits de la imagen del nudo chino fueran transportados por este sistema, los científicos fueron capaces de reconstruir la imagen que se hallaba repartida en las diferentes fases de la luz empleadas para el experimento.

Los investigadores destacan que fue la fase de luz (su profundidad)  la que se utilizó para trasladar la información, y que la intensidad o amplitud de la luz fue irrelevante para el experimento.

Los resultados tendrán que ser verificados por otros investigadores para confirmar a todos los efectos que la comunicación cuántica contrafactual ha funcionado con este sistema.

Esta comunicación cuántica se llama contrafractual porque se comporta como si realmente no hubiera ocurrido. Un hecho contrafractual forma parte de un universo posible (el mundo cuántico en este caso), mientras que su efecto forma parte de nuestro mundo llamado real (el traslado de la imagen del nudo chino). Es la extensión de un concepto básicamente filosófico al mundo cuántico, como se ha hecho también, por ejemplo, con la ontología (un término procedente de la metafísica) a la informática.

 

Referencia

Direct counterfactual communication via quantum Zeno effect. PNAS, vol. 114 no. 19,  4920–4924. DOI:10.1073/pnas.1614560114

 

Tomado de Tendencias 21. Net

 


Este sitio forma parte de la Revista RafTulum

Los procesos cuánticos no obedecen a la ley de causa y efecto

Estándar

 

 

 

Los procesos cuánticos no obedecen a la ley de causa y efecto

Científicos austriacos comprueban experimentalmente que no tienen orden causal

Físicos europeos han comprobado experimentalmente que los procesos cuánticos no tienen orden causal, lo que significa que las partículas no obedecen a la ley de causa y efecto. No es necesario que el gato de Schrödinger tome el veneno para que pueda aparecer muerto. El descubrimiento permitirá avanzar en ámbitos como la computación y las comunicaciones

Científicos de la Universidad de Viena han comprobado experimentalmente por primera vez que un proceso cuántico no posee un orden causal. Los científicos consideran que trabajar con este “desorden causal” les permitirá avanzar en ámbitos como la computación y las comunicaciones.

Que un proceso cuántico no posea un orden causal significa que en un estado de superposición,  los fotones o partículas de luz no obedecen a la ley de causa y efecto, según la cual los acontecimientos ocurren uno después del otro.

La superposición cuántica es un principio fundamental de la mecánica cuántica que sostiene que un sistema físico, por ejemplo un fotón, existe simultáneamente en varios estados a la vez (onda y partícula), si bien cuando se le intenta medir, pierde esa condición múltiple y se concreta en uno de sus estados posibles.

La superposición implica que los fotones pueden ser todas las cosas —en todos los estados y lugares— al mismo tiempo y que no obedecen las leyes de causa y efecto. Lo que han hecho los científicos de la Universidad de Viena es observar este “desorden causal” en un proceso cuántico y demostrar así que un proceso cuántico no posee un orden causal.

Para conseguirlo han cuantificado experimentalmente la superposición de estados. El ejemplo más emblemático de la superposición de estados fue ideado por el físico Erwin Schrödinger en 1935.

El gato de Schrödinger

Imaginó un gato encerrado en una caja que contiene dos recipientes, uno con comida y otro con veneno. Pasado un tiempo, ocurrirá que el gato optará, bien por comerse la comida o por probar el veneno. Dependiendo de su comportamiento, estará vivo o muerto.

Según el mundo cuántico, el gato está en realidad vivo y muerto a la vez, en una superposición de estados, hasta que un observador (el científico), abre la caja para ver lo que ha pasado y se concreta una de las opciones, dependiendo en gran parte del mismo observador.

Otra consecuencia de la superposición cuántica es que el orden de los acontecimientos está a su vez indefinido. Si volvemos al ejemplo del gato de Schrödinger, es como si el gato pudiera estar muerto (envenenado) antes de probar el veneno.

Y aunque Schrödinger ya señaló en su día que un gato, en realidad, no puede estar vivo o muerto a la vez, independientemente de que haya o no probado el veneno, los investigadores austriacos han demostrado por primera vez que en el mundo cuántico que esa superposición es real.

Cuidado al abrir la caja

El problema de la superposición es que al intentar «verla» o medirla, deja de existir, esto es, una partícula cuántica que era todas las cosas al mismo tiempo, de repente asume un estado definido. En resumen, si se abre la caja de Schrödinger se destruye el experimento.

Así, aquellos que pretenden demostrar la ausencia de orden causal deben deducirlo a partir de un algoritmo en lugar de por mediciones directas. Pero el equipo austriaco ha descubierto un modo indirecto de comprobarlo experimentalmente.

Se han valido de un concepto matemático denominado «testigo causal», diseñado por el equipo de Časlav Brukner, para demostrar por vez primera que un proceso cuántico no posee un orden causal. Formalmente, un testigo causal es una herramienta matemática para determinar si es posible describir un experimento sin tener que recurrir a estados  superpuestos.

En su experimento, los científicos se valieron de un dispositivo óptico para dividir un haz de luz en dos y se propusieron barajar el orden de los distintos caminos tomados. Para no perturbar este frágil proceso, crearon otro sistema cuántico encargado de «ofrecer una señal» al pasar la luz. El testigo causal midió este sistema cuántico adicional sin perturbar lo más mínimo la superposición.

El testigo causal confirmó que los fotones habían pasado por ambas operaciones cuánticas en dos órdenes secuenciales al mismo tiempo. Dicho de otro modo, pudieron «ver» al gato de Schrödinger vivir y morir a la vez y medir al mismo tiempo el grado de superposición de las dos situaciones.

«Nuestra demostración experimental es un progreso importante en este ámbito, pues demuestra una forma de extraer información de estos procesos sin perturbar su naturaleza cuántica», explicó Giulia Rubino, autora principal del estudio, en un comunicado de la Universidad de Viena.

Aunque anteriormente se han realizado estudios sobre la función de las relaciones causales en el mundo cuántico,  el equipo del proyecto austriaco logró transportar la teoría al laboratorio. El nuevo objetivo del equipo es crear superposiciones de procesos más complejos para desentrañar aún más las relaciones causales.

Referencia

Experimental verification of an indefinite causal order. Science Advances  24 Mar 2017: Vol. 3, no. 3, e1602589. DOI: 10.1126/sciadv.1602589

Tomado de Tendencias 21.Net

 

http://www.tendencias21.net/Los-procesos-cuanticos-no-obedecen-a-la-ley-de-causa-y-efecto_a43900.html

 

———————————————————-

Kultur Tulum forma parte de la Revista Raf-Tulum.

 

 

———————————————

 

“Retirarse siete días tiene positivos efectos neurofisiológicos”

Estándar

 

Foto: Brenkee

 

Retirarse siete días tiene positivos efectos neurofisiológicos

 

 

Un retiro espiritual de siete días tiene un impacto a corto plazo en la dopamina del cerebro y en la función de la serotonina, ha descubierto un estudio.

Estos efectos neurofisiológicos explican las poderosas emociones positivas que se viven en estas experiencias y la creciente búsqueda de estos espacios de paz para mejorar el bienestar.

—————————-

En la actualidad, cada día más personas acuden a retiros espirituales, meditativos y religiosos como una manera de restablecer su vida cotidiana y mejorar el bienestar.

Para comprender lo que pasa en el cerebro de las personas que acuden a estas prácticas, investigadores del Instituto Marcus de Salud Integrativa en la Universidad Thomas Jefferson estudiaron de cerca los comportamientos y reacciones de un grupo de voluntarios que participaron en un retiro controlado de siete días.

Los resultados se han publicado en Religion, Brain & Behavior.

El estudio se basó en la experiencia de 14 participantes cristianos con edades comprendidas entre los 24 y los 76 años. El estudio utilizó la tomografía computarizada de emisión de fotón único de DaTscan (SPECT) de los participantes durante el experimento. Y después del retiro, los participantes respondieron a una encuesta.

El retiro que se usó para el experimento se llama ignaciano, y está basado en los ejercicios espirituales desarrollados por San Ignacio de Loyola, el fundador de la orden católica de los jesuitas. Después de una misa de la mañana, los participantes pasaron la mayor parte del día en contemplación silenciosa, oración y reflexión y asistieron a una reunión diaria con un orientador espiritual.

El estudio descubrió que se producen cambios en los niveles de dopamina y de serotonina en los cerebros de los participantes en un retiro de siete días. Más concretamente, se observaron disminuciones significativas en la unión del transportador de dopamina en los ganglios basales y disminuciones significativas en la unión del transportador de serotonina en el mesencéfalo después del retiro.

Asimismo, la participación en el retiro también implicó en cambios significativos en una variedad de medidas psicológicas y espirituales.

El estudio muestra por primera vez los efectos neurofisiológicos, en particular los relacionados con la dopamina y la serotonina, que un retiro de siete días desencadena en los participantes.

La dopamina suele ser descrita como la responsable de sentimientos como el amor y las adicciones, por lo que se la considera la intermediaria del placer.

Por su parte, la serotonina es fundamental para el equilibrio psicológico, ya que el sentimiento de soledad e incluso la depresión son respuestas químicas a su carencia.

Más preguntas que respuestas

“Dado que la serotonina y la dopamina forman parte del sistema de recompensa y de los sistemas emocionales del cerebro, este descubrimiento nos ayuda a entender por qué estas prácticas resultan experiencias emocionalmente poderosas y positivas” para las personas que las viven, explica Andrew Newberg, MD, Director de Investigación del Instituto Marcus de Salud Integrativa, en un comunicado.

Exploraciones posteriores realizadas a los participantes en el retiro revelaron disminuciones en el enlace transportador de dopamina (5-8 por ciento) y en el transportador de serotonina (6,5 por ciento), lo que podría hacer que más neurotransmisores estuvieran disponibles para el cerebro.

Esto se asocia con emociones positivas y sentimientos espirituales. En particular, la dopamina es responsable de mediar en la cognición, la emoción y el movimiento, mientras que la serotonina está involucrada en la regulación emocional y el estado de ánimo.

Después de regresar del retiro, los participantes en el estudio respondieron a una serie de encuestas que mostraron mejoras significativas en su percepción de salud física, tensión y fatiga.

También informaron de un aumento de los sentimientos de auto-trascendencia que se correlaciona con el cambio en la dopamina vinculante.

Los resultados, aunque preliminares, sugieren que participar en un retiro espiritual puede tener un impacto a corto plazo en la dopamina del cerebro y en la función de la serotonina, y que esto podría relacionarse con diversas reacciones emocionales y espirituales.

“De alguna manera, nuestro estudio plantea más preguntas de las que responde”, dijo Newberg. “Nuestro equipo está intrigado respecto a qué aspectos del retiro causaron los cambios en los sistemas de neurotransmisores y si diferentes retiros producirían resultados diferentes.”

Espero que los estudios futuros puedan responder a estas preguntas”, concluyó.

Referencia

Effect of a one-week spiritual retreat on dopamine and serotonin transporter binding: a preliminary study. Religion, Brain & Behavior, Pages 1-14. DOI:http://dx.doi.org/10.1080/2153599X.2016.1267035

Tomado de: Tendencias 21.net

 

Confirman que el universo es un holograma

Estándar

raftulum-i

 

 

 

11076623-18373091

 

 

Confirman que el universo es un holograma

 

Nuestra realidad de tres dimensiones emana de una superficie plana

 

Investigadores británicos, canadienses e italianos sugieren que han encontrado la prueba de que el Universo es un holograma. El estudio es básico, pero aporta nuevas pistas de reflexión para la física teórica.

Un estudio británico, canadiense e italiano aporta lo que los investigadores consideran la primera observación de que el universo es un inmenso holograma, según se informa en un comunicado.

Los astrofísicos y físico teóricos que analizan irregularidades en el fondo cosmológico difuso,  señalan que existen pruebas sustanciales que sostienen la explicación holográfica del universo.

Incluso afirman que existen tantas pruebas de que el universo es un holograma como las que apoyan la explicación tradicional de la inflación cósmica. Sus trabajos se han publicado en la revista Physical Review Letters.
La hipótesis del universo holográfico, aparecida en los años 90, sugiere que toda la información creada por nuestra realidad está contenida en una superficie de dos dimensiones.

El profesor Kostas Skenderis, de la Universidad de Southampton, explica: imagina que cada cosa que sientes, ves u oyes en tres dimensiones emana de un campo plano de dos dimensiones. La idea es similar a los hologramas clásicos, en los que las imágenes en 3D se encuentran codificadas en una superficie 2D, como ocurre con el holograma presente en una tarjeta de crédito.

Según esta hipótesis, nuestro universo sería algo así como ver en el cine una película en 3D. Vemos la altura, el ancho y la profundidad de las imágenes, pero en realidad emanan de una superficie plana, que es la pantalla cinematográfica.

La diferencia es que en nuestro universo nosotros podemos tocar las cosas y que por ello consideramos que estos objetos son reales, dentro de nuestra perspectiva.

Gracias a los telescopios

En las últimas décadas, los avances conseguidos gracias a los telescopios han permitido a los científicos detectar una gran cantidad de datos en el “ruido blanco”, las micro-ondas que proceden del momento en que el universo se originó.

Utilizando esta información, el equipo ha sido capaz de realizar comparaciones complejas entre las redes de características existentes en los datos de la teoría cuántica de campos.

Así han descubierto que la más simple de las teorías cuánticas de campos puede explicar todas las observaciones cosmológicas de los orígenes del universo.

Según el profesor Skenderis, la holografía es un paso adelante en la manera de pensar la estructura y la creación del universo. La relatividad general explica casi cualquier cosa de lo infinitamente grande, pero ayuda poco a entender los orígenes y los mecanismos de la realidad a nivel cuántico.

Algunos piensan que el concepto de universo holográfico tiene la capacidad potencial de reconciliarlos a ambos. Dedo añadir que (nuestro estudio) es una prueba muy básica que se basa únicamente en las observaciones del fondo cosmológico difuso. Aún es necesario ver qué ocurre con la aceleración creciente del universo y comprobar que las observaciones del fondo cosmológico difuso contradicen ó no las observaciones de las estrellas y las galaxias.

 

Referencia

Afshordi N, Corianò C, Delle Rose L, Gould E, Skenderis K. From Planck Data to Planck Era: Observational Tests of Holographic Cosmology. Phys Rev Lett. 2017;118(4). doi: 10.1103/physrevlett.118.041301
Tomado de Tendencias 21.Net

http://www.tendencias21.net/Confirman-que-el-universo-es-un-holograma_a43669.html

 

 

 

 

“La inteligencia puede aumentarse mediante estimulación cerebral” (la ciencia confirma al ancestral tantra)

Estándar

raftulum-i

 

 

 

 

Human head and brain. Different kind of waveforms produced by brain activity shown on background. Digital illustration.

 

“La inteligencia puede aumentarse mediante estimulación cerebral”

(la ciencia confirma al ancestral Tantra)

 

—–

La inteligencia puede aumentarse mediante estimulación cerebral

La estimulación magnética transcraneana (EMT) desarrolla la capacidad intelectual

Investigaciones desarrolladas en el Centro para la Mente, asociado a la Universidad de Sydney, han descubierto que la estimulación magnética transcraneana, una tecnología aplicada para el tratamiento del autismo, mejora la capacidad intelectual de las personas, capacitándolas para comprender arduas teorías científicas y resolver difíciles problemas matemáticos.

El trabajo suscita nuevos interrogantes acerca de los límites de la inteligencia humana y, en general, sobre el funcionamiento del cerebro.

Por Eduardo Martínez.

La estimulación magnética transcraneana (EMT), una técnica que consiste en estimular magnéticamente zonas profundas del cerebro, puede liberar zonas cerebrales responsables de la actividad inteligente de alto nivel, posibilitando así que personas con limitaciones intelectuales sean capaces de comprender arduas teorías científicas o de adquirir conocimiento complejos.

La EMT actúa sobre los campos electromagnéticos que genera el cerebro y se emplea ordinariamente para el tratamiento de las depresiones.

Sin embargo, esta tecnología permite al mismo tiempo aumentar la capacidad intelectual de las personas, según ha revelado el director del Center for The Mind y profesor de la Universidad de Sydney, Allan Snyder, en una entrevista aparecida en The New YorK Times Magazine.

El descubrimiento ha revolucionado las investigaciones sobre la exploración funcional del cerebro a través de técnicas electromagnéticas.

Los investigadores comenzaron estudiando el comportamiento de pacientes autistas que destacaban por sus talentos intelectuales.

Partiendo del hecho de que grandes sabios como Einstein o Newton eran de alguna forma autistas, los investigadores concibieron la hipótesis de que las excepcionales cualidades intelectuales de estos genios se debían no a que poseían un cerebro extraordinario, sino más bien a que padecían un defecto en el funcionamiento cerebral que les impedía mantener relaciones sociales normales.

Genio y función

La teoría se basa en que cuando una zona del cerebro no desempeña su función por estar dañada, otra parte del cerebro “destapa” sus habilidades.

Por ello, asumiendo que el daño causado a una parte del cerebro, el lóbulo frontal temporal izquierdo, desbloquea la capacidad creativa del resto del órgano, los investigadores australianos experimentaron con voluntarios que se prestaron al bloqueo temporal de las señales cerebrales relacionadas con la atención cotidiana, lo que produjo el efecto de liberar capas más profundas del cerebro capaces de asimilar trabajos intelectuales complejos.

El trabajo se centró sobre voluntarios a los que se medía su capacidad de dibujar, corregir y realizar difíciles operaciones matemáticas. Se aplicó la EMT para acallar transitoriamente la actividad del hemisferio izquierdo del cerebro donde están los centros del habla y de la memoria. El 40 por ciento de ellos adquirió habilidades intelectuales extraordinarias en tan sólo quince minutos.

El trabajo de Snyder suscita nuevos interrogantes acerca de la forma en que entendemos los límites de la inteligencia humana y, en general, el funcionamiento del cerebro. Asimismo, esta investigación suscita reservas en algunos segmentos de la comunidad científica, por considerar que hacen falta más trabajos experimentales para verificar la hipótesis de que el genio, al igual que el autismo, procede de la alteración de algunos circuitos neuronales.

Dudas y promesas

La técnica EMT está siendo aplicada desde 1985 como terapia para el tratamiento de algunas enfermedades mentales como la depresión, las obsesiones, la esquizofrenia e incluso el Alzeimer, pero de la misma forma que unos científicos la consideran una terapia prometedora, otros dudan de su eficacia.

La aplicación a zonas específicas del cerebro de una sonda que genera un campo magnético de baja frecuencia, tal como hace la EMT, se ideó originalmente como un sistema para la exploración del sistema nervioso.

Pronto se descubrió que la EMT modificaba la liberación de sustancias químicas específicas del cerebro, como la serotonina o la dopamina en los animales, lo que hizo concebir la idea de aplicarla a enfermedades asociadas a estas sustancias.

Allan Snyder no tardó en pensar que, de la misma forma que la EMT actúa de manera favorable en el cerebro de personas aquejadas de ciertas enfermedades, también sería susceptible de mejorar la capacidad intelectual de las personas.

Eduardo Martínez

 

http://www.tendencias21.net/La-inteligencia-puede-aumentarse-mediante-estimulacion-cerebral_a217.html

Invitación a participar en el segundo conversatorio público sobre “INTRODUCCIÓN AL TANTRA”

Estándar

rt-logo

 

 

 

 

Invitación a participar en el segundo conversatorio público sobre

“INTRODUCCIÓN AL TANTRA”

 

 

 

vitrubio

 

 

Finalmente Ediciones Raf-Tulum es un hecho real, oficial y legal. En celebración a ello, les invito al segundo conversatorio público sobre “INTRODUCCIÓN AL TANTRA”, como parte de las actividades preliminares a la presentación de este ensayo, una investigación transdisciplinaria que inicié en 1992 y que 24 años más tarde estoy finalizando… en su primera etapa.
La actividad tendrá lugar en el Parque Ecológico Senderos de Alux, en el Cerro del mismo nombre (Mixco, Guatemala), el próximo día sábado 10 de diciembre (2016), a las 10:00.am. Será Gratuita como en el Primer Conversatorio, excepto el respectivo pago de ingreso al sitio (Q. 5 o 10 Q. por persona).


Por favor, confirmar su participación con antelación al correo: serbae2004@yahoo.com.mx

Los interesados en participar pueden obtener mayor información básica sobre este fascinante y poco conocido tema en los siguientes enlaces:
https://circuloliterarioaqoya.wordpress.com/
https://kulturtulum.wordpress.com/