Tercer conversatorio en torno al Tantra

Estándar

 

 

 

 

 

Aquí me encuentro con Hum Lie, monje asistente de Su Santidad. Foto: Rogelio.

 

 

Tercer conversatorio en torno al Tantra

“Tantra y psicoanálisis Junguiano”

 

El día 7 de marzo recién pasado se llevó a cabo en las instalaciones del Centro Cultural “Holísitico”, en la ciudad de Guatemala, el tercer conversatorio en torno al Tantra, denominado “Tantra y psicoanálisis junguiano”, el cual estuvo facilitado por el firmante de la presente nota.

 

En la parte introductoria de esta charla se abordaron los siguientes aspectos:

·         ¿Qué es el tantra?

·         ¿Qué es el psicoanálisis?

·         ¿Qué es el psicoanálisis junguiano?

·         ¿Cuál es la relación entre tantra y psicoanálisis junguiano?

 

En una segunda parte se abordaron los siguientes acápites sustantivos;

·         ¿En qué consiste el concepto junguiano de “Arquetipo”?

·         ¿Qué es el “inconsciente colectivo”?

·         ¿Qué es el “inconsciente individual”?

·         ¿En qué consiste el concepto junguiano de “sombra”?

·         ¿En qué consiste el “poder de constelación” de la energía sexual según Jung?

 

Posteriormente a la exposición de dichos aspectos del tema central, se desarrolló un interesante intercambio de impresiones, dudas, preguntas y respuestas entre los participantes.

 

Facilitador de la charla: Sergio Barrios Escalante (investigador social independiente).

Autor del libro “Introducción al Tantra” (y otras técnicas eróticas de la iluminación espiritual).

 Interesados en solicitar el texto pueden escribir al siguiente correo electrónico:

 Serbae2004@yahoo.com.mx  

 

 

Anuncios

TANTRA: Segundo conversatorio en torno a su enfoque transdisciplinario

Estándar

 

 

 

 

 

Ciudad Guatemala, el 07.Feb.2018: llevamos a cabo en El Centro Cultural El Portal, el segundo conversatorio en torno al Tantra, así como reseñamos ante una audiencia joven, el ensayo de reciente publicación acerca de la misma disciplina (“Introducción al Tantra”, 355 pgs. Ediciones RafTulun).     Foto: Ing. Rodolfo López.

 

 

TANTRA: Segundo conversatorio en torno a su enfoque transdisciplinario

 

En este nuevo conversatorio y ante la presencia de un pequeño número de jóvenes de ambos sexos, tuve la oportunidad de presentar algunos de los aspectos más generales del informe de investigación intitulado “Introducción al Tantra”.

En tal sentido, me permití iniciar la exposición del tema contextualizando acerca de las razones y condiciones personales en las que surgió el interés del autor por esta fascinante investigación (algo que en realidad no tuvo nada que ver con la influencia de alguna corriente esotérica o algún interés puramente libresco).

Narré además, las principales etapas por las que atravesó está investigación, hasta concluir en la primera entrega (parte I del ensayo), así como describí algunos eventos interesantes y anecdóticos de lo vivido por el autor en su paso por diferentes regiones de la India y Nepal, y algunas de las experiencias directas y personales al entrar en contacto con diversas personas (entre ellos académicos e investigadores independientes), tanto en Varanasi (Benares) como en el sur de la India (Madrás).

Algunos de los principales aspectos previstos a ser abordados en este segundo conversatorio (como el enfoque y la estructura general del estudio), no dieron tiempo a ser abordados durante la tarde/noche de esta actividad, en parte, por la decisión personal como facilitador de la charla, en darle prioridad a las preguntas específicas y dudas formuladas por los jóvenes presentes, lo cual me parece es fundamental en este tipo de temas tan poco esclarecido y rodeado con tanta maraña de confusiones de diveso tipo e intención.

Los conversatorios seguirán su proceso durante este año, en espera de poder continuarlos muy próximamente en tiempo real a través de plataformas virtuales, para poder llegar así a un público más amplio.

 

 

——————————-

Sergio Barrios Escalante

Editor de RafTulum y autor de la investigación aquí citada.

—————

Introducción al Tantra (y otras técnicas eróticas de la iluminación espiritual)

Estándar

 

 

 

 

 

 

Introducción al Tantra

(y otras técnicas eróticas de la iluminación espiritual)

 

Esta es la primera parte del informe de una investigación de largo plazo, iniciada en julio de 1992 y finalizada el año 2016.  Es un arduo trabajo de indagación, recopilación, análisis y síntesis de fuentes bibliográficas, hemerográficas y webliográficas, que implicó, además, una serie de viajes y entrevistas en diferentes lugares, entre ellos, India, Nepal, Inglaterra, España, Nicaragua y Guatemala.

El objetivo central de esta investigación es realizar un estudio transdisciplinario de los principales enfoques, propósitos, métodos y técnicas que se emplean en diversas disciplinas del Oriente y Occidente, ligadas a la búsqueda de la superación espiritual mediante la amplificación de la pulsión erótica.

La estructura general de este ensayo  está integrada por un bloque de aspectos preliminares (Agradecimientos, Palabras de Apertura; Prólogo; Prefacio; Enfoque analítico, fuentes y estructura general; Marcos conceptuales; Vislumbre de una Macro-Hipótesis; e Introducción).  Le siguen   7 capítulos y 3 anexos.  Cada capítulo cuenta con decenas de notas, totalizando varios centenares de ellas.

Los capítulos son los siguientes:

Cap. 1: Las Raíces ancestrales del erotismo erótico.

Cap. 2: El Tantrismo Hinduista.

Cap. 3: El Budismo Tántrico-Tibetano.

Cap. 4: El Taoísmo Chino.

Cap. 5: El Trance Eroto-comatoso en el gnosticismo y neo-gnosticismo.

Cap. 6: La Perspectiva Científica.

Cap. 7: Conclusiones generales provisionales.

Anexo I: Apuntes y notas bibliográficas adicionales.

Anexo II: Gráficos y esquemas.

Anexo III: Glosario de términos y nombres empleados.

Bibliografía, hemerografía y webliografía.

Apuntes personales empleados por el autor.

El autor no oculta que la presente investigación tiene horizontes muy ambiciosos, al menos en cuanto al intento de interpretar conocimientos ancestrales, por tradición, encerrados en los misteriosos cenáculos del  misticismo y la metafísica oriental y occidental, revisados ahora, en este esfuerzo transdisciplinario, desde conocimientos y disciplinas contemporáneas, tales como la fisiología, la neurofisiología, el psicoanálisis (particularmente junguiano), la antropología cultural, la religión comparada, la denominada neuroteología, la neurofenomenología, la biofísica y biopsíquica, la física cuántica, entre muchas otras disciplinas emergentes pertencientes al denominado “Holísmo”, el “nuevo” marco conceptual multi e inter disciplinario de las ciencias del siglo XXI.

Hay que confesar de entrada, que este  texto no es un libro de “auto-ayuda”, ni tampoco es de fácil o rápida lectura.  Pero tiene en su haber una intensa y honesta búsqueda por explicar de manera racional y coherente, los increíbles procesos que se encuentran detrás de la fenomenología de la sexualidad sacra originada en los tiempos remotos de la civilización humana, y cuyos ecos aún resuenan hasta nuestros días.

Los aspectos materiales de este libro están a cargo de Ediciones RafTulum,

una pequeña editorial que produce los ejemplares  exclusivamente bajo expresa solicitud de los interesados.  Por tanto, cada ejemplar es fabricado en forma  no-industrial, es decir, de manera artesanal, con cuidadoso esmero.

De momento, los ejemplares que pueden producirse para esta obra tienen las siguientes características: formato A4 (carta), pasta dura, papel bond 80 grms., con portada en dos presentaciones.

Por ahora el libro solo puede ser fabricado a solicitud expresa (previo envío de adelanto de un 50 %) y entregado a domicilio en la ciudad de Guatemala.  En el interior del país, al precio de la obra debe agregarse el costo de envío por correo express.

En el caso del resto de países centroamericanos este texto pronto estará a la disposición de los interesados en varios puntos específicos.  Para el caso de México, Sudamérica y otros lugares de habla hispana, el ensayo se pondrá a disposición de los lectores/as  en formato de PDF, previo depósito respectivo, a partir de mayo del 2018.

Fraterno,

Sergio Barrios Escalante

(Konchok Tenzin)

Autor del ensayo IAT

———————————————–

Correo de contacto para l@s interesad@s en obtener el texto:

serbae2004@yahoo.com.mx

——————————————————————————

El blog Kultur Tulum forma parte de la Revista RafTulum

ENSAYOS SOBRE ESPIRITUALIDAD Y FILOSOFÍA INDÍGENA: “La luna, el sexo y la espiritualidad”: Avelino Cox Molina

Estándar

 

 

 

 

 

 

 

ENSAYOS SOBRE ESPIRITUALIDAD Y FILOSOFÍA INDÍGENA

“La luna, el sexo y la espiritualidad”

Avelino Cox Molina

 

 

 

 

“Es la energía cósmica, el código genético del nuevo ser, la misión que ha de cumplir en la Tierra. Los abuelos conocían esta fuerza y programaban el nacimiento de una criatura, según la influencia de las constelaciones”.

 

 

En la vida de los pueblos de tradición, la luna juega un papel decisivo, dado su carácter regulador de la existencia en todas las manifestaciones sobre la Tierra, la influencia de este satélite sobre el mar, la agricultura, la marcha de la vida, los nacimientos, las heridas, las curaciones, en el sexo, la caza y la pesca, etc.

De acuerdo a la sabiduría ancestral, somos creados no solo obedeciendo el deseo sexual de nuestros padres; sin embargo, la luna tiene su propia influencia.

El mandato lejano del palpitar de las estellas (Luengas Isabel. Nahuit Milt. pag. 42, 45-6, México, 2003).  De allá venimos, ellas envían su mensaje de poder y en el momento de la concepción se concentra una gran cantidad de energía cósmica, organizadas por principios universales.

Estos principios determinan el código genético del nuevo ser, código que decide el color de los ojos, del cabello, de la piel, la estatura, el carácter, las aptitudes y al mismo tiempo se crea su destino, y con el, la misión que ha de cumplir en la Tierra (N. del Editor: esta visión pesimista-fatalista es aminorada por el autor en otro de sus ensayos, donde resalta la importancia del libro albedrío).

El código genético y el destino es indivisible, se complementan, se complementan y forman una unidad. Los abuelos sabían como utilizar las fuerzas y programar el nacimiento de una criatura. Sabían que la luna, las estrellas y el sol, las constelaciones y en suma, todas las fuerzas celestes y de la Tierra, influyen en la concepción.  Sabían que de ellas emana la energía que determina la creación de la vida, sea animal, vegetal o humana.

Según este saber ancestral, cuando la pareja se une para procrear, les rodea una energía preciosa, la energía del amor puro. Se empieza a generar un campo magnético a su alrededor y los envuelve una tenue y difusa claridad azul.

Conforme avanza el acto (sexual, n. del E.), la luz va creciendo en intensidad y forma una semiesfera que parece una naranja partida a la mitad, de unos tres metros de diámetro. Después se forma una especie de remolino de colores; en un giro predomina el azul, luego el verde, sigue girando rápidamente y en el clímax los colore se entremezclan.

En el momento del orgasmo no deberíamos eyacular (N. del Editor: al respecto de ello puede consultarse del mismo autor, su texto “El reciclaje del semen en la sexualidad”), pero como nunca fuimos educados para eso, si llegamos a ese punto culminante se crea un destello dorado.  De los cuerpos salen filamentos de luz azul que atraviesan como rayos el campo de energía que cubre a la pareja, y se disuelven en el exterior como fuegos artificiales. En esa semiesfera trabajan todas las fuerzas del universo.

La energía armoniosa actúa como un faro que llama a los barcos; un imán que atrae a las fuerzas y ellas en conjunción llama al nuevo ser, al nuevo espíritu.  Esta energía proviene del espacio, del sol, especialmente de la luna, de la tierra y los demás planetas del Sistema Solar y más allá.

Merodea por el lugar esperando el instante maravilloso de la concepción, selecciona entre millones un espermatozoide y le ayuda en su camino; penetra junto con él al óvulo, toma posesión de su nueva morada.  Es el “Yo”, el “Ego”, la consciencia de ser, de existir (N. del Editor: contrario sensu de lo que aquí dice el autor, en muchas tradiciones ancestrales orientales se suele separar el “Ser” o la “Esencia” del “Ego” o el “Yo”).

Estará prisionero en este cuerpo el tiempo que el Formador se lo permita. Luego volverá a ocupar el lugar que le corresponde en el universo.  El espíritu nunca muere, es eterno y siempre tendrá un lugar de preferencia en Misry Yapti (“Madre Originaria”).

El camino ya trazado no es una fuerza caprichosa que nos gobierna como títeres; es el instrumento de las fuerzas cósmicas para darle sentido a nuestra existencia y gobernar al universo. Nuestra vida se inscribe dentro de un plan maestro: somos parte del gran programa de la creación.

Solemos ser orgullosos y creer que labramos por nosotros mismos nuestra vida, pero marchamos según lo programado desde antes de nuestro nacimiento para el cual fuimos orientados.  Las fuerzas cósmicas nos guían con los hilos invisibles que tejen para conducirnos.  Somos parte del todo, somos cosmos, igual de las plantas, los animales y los minerales, todos conformamos ese gran proyecto.  Somos insustituibles; nuestra misión es única, necesaria y no la podemos cambiar (N. del Editor: aquí de nuevo salta el problema del libro albedrío).

Los abuelos sabían utilizar las fuerzas y programar el nacimiento de una criatura.  Para ellos la tierra es la Madre, el Sol el Padre, la Luna es la Abuela.  Estas son las fuerzas que determinan la vida.  El Sol carga la tierra con su energía: la explosión Solar tiene gran influencia en todas las formas vivientes.  La abuela Luna (H.P. Blavatsky, La Luna, pag. 188, Madrid, 1991), tiene un efecto directo sobre los líquidos de la tierra, no solo sobre los mares.

Nosotros mismos estamos constituidos por un 75 % de líquido, por eso la luna influye tanto en los seres humanos, y más aún en las mujeres, en el ciclo menstrual, que es un ciclo lunar.  La luna también decide el nacimiento de los niños.

Por eso las abuelas en nuestra cultura eran las encargadas de recibir los niños cuando nacían y las parteras que son ginecólogas y nutricionistas, son las que atienden a las nuevas madres, y se encargan del cuido del nuevo ser.

Antiguamente había una práctica sexual muy respetada, porque para traer al nuevo ser no podía ser en Luna nueva, porque tanto engendrado y nacido en Luna nueva son niños generalmente de tamaño grande; pero son vacíos, no son inteligentes, nunca serán creativos, no serán personas que puedan sacar provecho de la vida (N. del Editor: por supuesto, aquí el autor obvia el hecho real de que la personalidad es dinámica, cambiante y con ciertas posibilidades de transformación).

En cambio, los niños engendrados y nacidos bajo la Luna llena o cuarto menguante, son niños considerados con una inteligencia superior, sumamente reflexivos, creativos, dado a los inventos, son los que ofrecen el futuro de una nación.

Una espiritualidad en el sexo de lo más sublime que escuché a la abuela decir: “Recuerde, antes que vayas a la cama limpiarte muy bien tus partes íntimas, cuidar más que cualquier otra parte de tu cuerpo; respetarte cuando estás pasando por tu período menstrual, nunca tener relación sexual”.

Tu pareja debe sentirse olorosa, asearte todo el tiempo.   Al hombre le encanta ver a su pareja con soltura, sin penas, mostrarte como eres, sin pensar en ningún tipo de tabú.  Después del nacimiento de un infante se debe guardar por espacio de 90 días, para tener un sexo sano y sin exponerse.

Si es menstruación, reglamentariamente tiene que esperar 7 días, cuando los órganos sexuales están en su posición normal.  Los hombres cuando realizan el sexo no deben salir a cazar ni pescar, porque la impureza del sexo contamina el ambiente y la caza se aleja.

Por otro lado, si le pica una serpiente al día siguiente del sexo, no hay cura posible y eso es una fatalidad. Si tiene alguna herida no debe practicar sexo, porque las heridas se infestan; cuesta mucho su curación y cuando esto ocurre los médicos tradicionales evitan su curación porque de nada sirve.

Algunas enfermedades de origen espiritual atrasan su curación; además la energía esta baja y no ayuda a la reconstrucción del organismo ni mucho menos de la sangre.

Las mujeres tiene que seleccionar alimentos que no afecten sus glándulas sexuales; no tomar sopas de pescado y muchos mariscos a excepción de sopa de caracol, porque sus olores son fuertes y eso permanece por mucho tiempo en nuestra sangre.

No comer comida con mucha sal porque eso trae otras consecuencias, ni alimentos picantes porque provocan agresividad en el sexo (N. del Editor: en las ancestrales tradiciones tántricas del oriente antiguo – y moderno -,  se considera que el consumo de irritantes inflama las paredes de la uretra prostática, dificultando la retención del semen durante el acto sexual, algo vital en este tipo disciplina sexual).

 

 

 

 

……………………………………..

Kultur-Tulum forma parte de la Revista RafTulum.

ESPIRITUALIDAD Y FILOSOFÍA INDÍGENA: “La cura de la migraña a través del sexo parado”: Avelino Cox Molina

Estándar

 

 

 

 

 

 

 

 

ESPIRITUALIDAD Y FILOSOFÍA INDÍGENA

“La cura de la migraña a través del sexo parado”: Avelino Cox Molina

 

“No quiero entrar en los muchos detalles de la cura de la migraña.  Sencillamente la cura es así: hacer el sexo parado tres veces en término de un mes.

 

En la década de los 80s en la ciudad de Bilwi, Puerto Cabezas (Nicaragua), padecí fuertemente de un mal tan terrible como es el caso de la migraña, con un dolor de cabeza terrible, que me hacía opacar la vista, incluso con malos olores del aliento.

Esto me provocaba malestares, especialmente cuando está el dolor en su ciclo; algunos médicos dicen que no hay cura, solo calmantes, que más bien hacen daño. Está enfermedad está haciendo desastres a muchas personas adultas que pasan su vida solo con calmantes recetados por los médicos…  Y así pasé mucho tiempo padeciendo este mal.

Recuerdo que un sabio anciano que me dijo que para ese mal había cura, pero que la mayoría de la gente lo veía como tabú a este proceder de la cura, especialmente por esa cuestión de las religiones que todo lo prohíben y lo  llevan a un estado de pecado; y como tal las personas que padecen este mal siguen padeciendo su infierno, algunas personas no creen tampoco que esa cura sea cierta…

Algunas exposiciones mías lo han tomado como un cuento, que es un invento mío, pero esa cura es real, y sobre todo práctica, y como tal, yo sí recomiendo a cualquiera que padezca ese mal que se someta a esta práctica sexual.  Nada nuevo por cierto. Para que de una vez se cure de la fatal enfermedad.  No quiero entrar en los muchos detalles de la cura de la migraña, sencillamente la cura es así: hacer el sexo parado tres veces en término de un mes.

Pues yo tampoco creía mucho, pero ese día pasé sin dolor, no utilicé la receta que me habían proporcionado los médicos, y después de tres actos sexuales parados desapareció el dolor, y desde entonces no he padecido más dolor de cabeza para nada.

Ese año viajé para Madrid, España, en vuelo de Iberia.  Allá en el aeropuerto de Barajas al azar compré una revista científica y en la segunda página la Ciencia también confirmaba que el sexo parado es el único remedio para la cura de la migraña.

Otras personas recomiendan que el sexo tiene otras propiedades curativas que muy pocas personas la manejan; por ejemplo, cuando una persona está con fiebre alta, los homeópatas utilizan los contrarios para los contrarios, y esa es la cura efectiva.  Por ejemplo, se hace un coito normal después de sudar en gran cantidad y se normaliza totalmente la fiebre… no vuelve la calentura.

Esta forma de curación se maneja aún como tabú en algunos sectores.

 

ESPIRITUALIDAD Y FILOSOFÍA INDÍGENA; colección de ensayos de Avelino Cox Molina.

Edición: Fredy Leonel Valiente Contreras.

Managua, 2016.

Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Caribe Nicaragüense (URACCAN).

———————————-

Kulturtulum forma parte de la revista RafTulum

——————————————————————–

 

 

 

“La sexualidad sagrada”: Andrés Avelino Cox Molina (Publicación del segundo ensayo)

Estándar

 

 

 

 

 

 

“Espiritualidad y filosofía indígena”

(Colección de ensayos)

Andrés Avelino Cox Molina

 

(Publicación del segundo ensayo)

 

“La sexualidad sagrada”

 

La sexualidad sagrada es el alimento místico de la energía

erótica, porque la energía liberada durante el acto sexual

tiene tanto poder Creador que, sabiamente empleada,

intensifica las facultades mentales de los amantes.

—————-

La sexualidad sagrada es el alimento místico de la energía erótica, porque la energía liberada durante el acto sexual tiene tanto poder Creador que, sabiamente empleada, intensifica las facultades mentales de los amantes, fortalece la salud física y espiritual y nos mantiene jóvenes y equilibrados.

Pero la América entera fue conquistada y colonizada por Occidente, y la moral occidental y su religión reprimen el sexo puro. Aquellos dijeron a nuestros pueblos que el sexo es el camino del infierno y todas las prácticas ancestrales fueron abandonadas.

Sabemos que la atracción entre los sexos es una ley universal fuente de toda vida, pero aún es un misterio porque la naturaleza creó seres que se reprodujeron sexualmente y no todos por mitosis, como algunas células.

La idea que las funciones sexuales tienen un fin más elevado que la simple reproducción y conservación de la especie no es nueva, ni exclusiva de las culturas orientales, o europea. Al contrario, entre los pueblos antiguos de América como los Incas, Mayas, Aztecas, celebraban el poder creador de la energía sexual con numerosos y variados ritos.

Con la sexualidad sagrada se conocen los efectos de la salud desde tiempos remotos (Samael Aun Weor, “La Magia Azteca Sexual”, p. 175, ed. México, 1971).  Los médicos en algunas culturas recetaban hacer el amor en determinadas posiciones, como método curativo.

Y es que la energía que se obtiene del sexo se incorpora a nuestro sistema hormonal y nervioso en cuestión de segundos, mucho antes que la energía que obtenemos del alimento o incluso del sol.

De hecho, basta pensar en el sexo para alterar instantáneamente nuestro estado psicológico y sensaciones corporales. Freud ya lo intuyó: “Que las neurosis mentales pueden ser curadas cultivando la sexualidad, y la unión sexual sin prejuicios remodela la mente y nos liberan de viejos traumas y hábitos insanos”.

Feliz aquel que sepa utilizar su energía sexual, pues a través de ella el ser humano puede perfeccionarse así mismo. Entre la mitad espiritual y material del hombre debería ser el principal motor de nuestra evolución y auto-renovación.

El acto sexual debería hacer a los amantes trascender su identidad individual para sentirse partes de un todo mayor; pero paradójicamente según la enseñanza occidental la mujer que siente placer está poseída por el demonio, enseñaron desde la mentalidad judía cristiana.

Esta idea hasta cierto punto está bien enraizada en algunos sectores de nuestros pueblos, que pensar en el sexo es igual a pensar en maldad; que si la mujer alcanza el orgasmo es prostituta. Esa enseñanza fue la que trajo la Europa civilizada; tener sexo pero que la mujer no puede estar encima del hombre, porque eso es tabú…  Hasta cierto punto condenan la sexualidad.

En otras palabras, nuestros pueblos perdieron esa parte hermosa de la sexualidad, los verdaderos conocimientos de las grandes tradiciones espirituales sobre la energía sexual y su papel en la transformación personal y evolución espiritual.

Nuestras vidas están muy afectadas por esta perdida de autoconocimiento sexual, las diferencias orgásmicas entre hombre y mujer crean en no pocas ocasiones, aun en contra de la voluntad de los bien intencionados amantes; un verdadero abismo entre ambos.

Ello se debe a que nuestra sociedad ha elegido ignorar los conocimientos de las grandes enseñanzas de los abuelos sobre esa energía sexual. Aunque nuestra civilización  ha perdido la antigua convicción de que el sexo forma parte del misterio existencial y puede ser una ventana a la realidad sagrada, de vez en cuando las personas son conscientes de la magia del sexo y viven momentos de hechizo.

Sensaciones de armonía entre los cuerpos. Cuando se canaliza con propiedad la energía sexual, aunque espontáneamente, las vibraciones del cuerpo-mente aumentan a tal punto que uno sintoniza con frecuencia niveles de existencia superiores.

Muchas culturas antiguas tuvieron la delicadeza  de estudiar en su momento sobre el sexo responsable, especialmente de las relaciones entre vida, respiración y sexualidad, y para recuperar ese equilibrio primigenio dentro de sí mismo, el que practica sexo regularmente también debe regular el aliento vital, con ese fin absorbe, durante el acto sexual, la energía psicosexual de la pareja.

Por esa razón no tiene sentido la violación sexual que algunos cometen contra las mujeres, tampoco vale la pena forzar a alguien que no está preparada para llevar a la cama cuando emocionalmente no está ni disponible, ni desea.

La energía que las culturas antiguas descubrieron, nos enseñan que la misma, incrementada asciende a la cabeza y allí se almacena; en la cavidad abdominal, el cultivo de esta simiente produce un campo espiritual al cual se asocia una irradiación dorada.

Por eso no hablamos de la inmortalidad del ser humano. No implica que no  vamos a morir, sino que antes de morir tenemos la oportunidad de cultivar un cuerpo espiritual sólido, también conocido como “Cuerpo Solar”.  Entonces el cuerpo físico será de gran ayuda para conseguirlo, ¡la verdad debe ser percibida en todas las dimensiones!

Todos llevamos en nuestro interior el germen que desarrollado por medio del conocimiento, nos permite realizar nuestras aspiraciones e ideales más queridos (Besant de Annie; “La Educación de la Mente”, p. 171, 1994), convirtiéndonos de esta manera en maestros de la vida.

Hablamos sobre la respiración en el momento del acto sexual, el control de la respiración debe ser a veces imperceptible, llegando en ocasiones a suspenderse y, por último, la retención seminal, imprescindible para alargar la unión, la vida misma y que se produzca entre la pareja la energía electromagnética.

La magia sexual va unida a la larga historia de la humanidad, incluso en la biblia cristiana se vislumbra en el “Cantar de los Cantares”, aunque la tradición cristiana relacionó el sexo con el pecado y el diablo, y de paso dejó sembrado dentro de nuestra cultura la misma mentalidad.

Por eso la unión sexual se considera aquí como una plegaria en la que el hombre y la mujer imaginan el mismo objetivo o desean lo mismo, antes, durante y después del coito.

Para que se materialice, el orgasmo de ambos deben coincidir, pero el fin principal del acto no debe ser el placer sino la unión  de nuestras almas y la consecución mágica de los fines, en tanto la energía sexual sólo debe ser empleada por aquellos que han alcanzado una integración entre su cuerpo, mente y espíritu.

Las personas que sufren desequilibrio psíquico pueden correr riesgos, ya que producen más energía de la que pueden manejar, y la idea de la energía es que contribuya al bienestar personal.

   —————————-

    Fin de la “La sexualidad sagrada”, segundo ensayo.

———————————————————

Kulturtulum forma parte de la Revista RafTulum

 

 

 

“El Reciclaje del semen en la espiritualidad”: Andrés Avelino Cox Molina

Estándar

 

 

 

 

 

 

 

 

“Espiritualidad y filosofía indígena”

 

(Colección de ensayos)

Andrés Avelino Cox Molina

Managua, 2016, URACCAN

Editado por: Fredy L. Valiente C.

 

(Publicación del primer ensayo)

 

“El Reciclaje del semen en la espiritualidad”

 

“Con el tiempo y el aprendizaje la eyaculación ya no ocurre.

Se aproxima la libido.

Esta energía pasa por la sangre por medio de la excitación,

y el organismo se acostumbra a recibirla como un alimento físico y psíquico”.

 

Durante mucho tiempo busqué el significado de: “Y rejuvenézcase como el águila”. ¿Cómo? ¿Es una parábola?  La técnica para aprovechar la energía sexual y capitalizarla  para uno mismo, reciclarla, hacerla volver a la sangre, manteniéndolo a uno muy fuerte, muy saludable.

La energía se mueve dentro del cuerpo (Samael Aun Weor; “Las tres montañas”, pág. 53, 1ª. ed. San Salvador, 1972), donde uno puede aprender a entrar en un estado físico mental  muy especial, en el cual la sensación de la eyaculación, que normalmente dura segundos, se alarga en el tiempo hasta que uno entra en éxtasis.

Es algo maravilloso, el manejo de la energía sexual ocurre así, en principio es necesario abstenerse, porque es la parte de la espiritualidad como algo sagrado, y como tal no se puede andar jugando, porque la mente se arrulla en un vaivén como el delicioso movimiento de una palmera que se mueve de un lado para otro, mecida por la cálida brisa de una tarde de verano.

Se debe sentir con el corazón y la mente, con el cuerpo y con todos los nervios, aquí no cabe la violencia y la degeneración sexual, de lo contrario se proyecta hacia el camino de auto-destrucción (Jiménez Fco. “Las cuatro flechas”. Págs. 118, 119, México ed. 1992).

Dado el grado sagrado que reviste el acto sexual, si tiene una esposa o una íntima practique y veras el cielo real.

Hable con una buena amiga que esté dispuesta a realizar el sexo espiritual como si fueses parejas, sobre todo, que esté dispuesta a excitarse, y en el momento culminante que se aproxima retener la eyaculación, con la colaboración de la compañera.

Al principio nos embarga una sensación terrible. La cabeza parece explotarnos, los testículos se hinchan, se siente náuseas (Ibíd., págs. 122,127), se va el sueño y no se puede dormir, dan deseos de gritar.

Con el tiempo y el aprendizaje la eyaculación ya no ocurre. Se aproxima la libido. Esta energía pasa por la sangre por medio de la excitación, y el organismo se acostumbra a recibirla como un alimento físico y psíquico.

Al entrar en éxtasis, en el organismo se prolongan (ciertas sensaciones) por horas o días; uno se hunde en un estado de quietud, paz, armonía. La sensibilidad se acrecienta, el sabor se hace definido, la música más agradable. Se distingue claramente todas las cosas, se siente el cambio de temperatura, también se percibe el murmullo del viento como música del alma, cuando pasa a través de las hojas de los árboles, y se oye como en otra dimensión el canto de las aves.

Aumenta la capacidad de percepción, se ven  cosas que antes no se veían. Estas no son fantasías sexuales sino que son cosas reales. Igual y personalmente me deleita mucho ver la muerte del sol  tras las montañas. El nacimiento de la vida y la muerte de toda existencia; ver la evolución como una cámara muy veloz, más cuando las estrellas están pulsando sus centellas, así nos permite percibir el movimiento de todo cuanto pasa por nuestra vida. Acompañado de cientos de millones de otras cosas, ese es el verdadero reflejo de la vida.

Esta acción sexual también tiene su hora (Palacio Luis, Bernardo; “Libro Iniciático-Esotérico”, págs. 15,17, 21, Asunción, 2003).   Para disfrutar con la pareja, que quisiéramos que todos practicasen, la sabiduría ancestral nos enseña que todo puede ser correcto según nuestro deseo personal, como práctica de la ciencia de la transmutación sexual, esta debe realizarse después de la media noche, es decir, antes de rayar la aurora.

Así el organismo habrá recuperado las energías vitales, gastadas durante el día. Además, es una ley y una regla de la vida, que hay que aprender a respetar, para que el resultado de la acción sexual tenga frutos benignos y satisfactorios.

Recuerdo en 1968, yo estaba muy joven, con una energía a prueba de balas, llegué a la ciudad de Bilwi, Puerto Cabezas, Nicaragua. Entonces no conocía, pero era el único lugar que hasta ese momento podía satisfacer mi necedad de la vida.

Me encontré sin nada prácticamente, no conocía nada, ni hoteles, no sabía si había pensiones, o donde dormir.  De pronto en una sala de baile encontré una amiga de la infancia, que siempre me había gustado; me reconoció, después de tantos años… me quedé pegado a ella.

Nos fuimos a su apartamento, yo muy contento, nos acostamos con mi energía de macho, dormí; me rechazó una y otra vez, vencido y derrotado, nada hubo.  A las 3:50 de la madrugada me despertó y me dijo: “Ahora si quiero que hagamos el amor porque esta hora es buena”, me dijo. Después de tanto tiempo me pregunto si ella conocía ya esa hora pico.

La unión sexual amorosa debe hacerse con mucho cuidado, sin violencia, sin movimientos bruscos, sin palabras ofensivas, ni haciendo reclamos y sin llegar en ningún momento al espasmo o contracciones de los músculos de los órganos sexuales, ni mucho menos el orgasmo fisiológico.

Recuerden nunca utilizar pensamientos de lascivia, ni morbosos, ni pensamientos negativos. El cruce sexual con la pareja en la práctica de la transmutación de las energías creadoras sexuales es sagrado.

Sin embargo, cuando la fuerza sexual se canaliza para la eyaculación a manera de lujuria (1 Corintios 6:9-10) y vicios como masturbación, el homosexualismo, lesbianismo, produce degeneración, porque el semen o esperma sagrado es el auténtico y verdadero cuerpo de Cristo.

Por ejemplo, Sansón perdió su “fuerza espiritual”,  no perdió el órgano visual, sino que quedó ciego espiritualmente, es decir, violó el pacto al embriagarse con el vino de la lujuria.  El día que aprendamos a no derramar el semen seremos fuertes y sabios.

Te preguntarás ¿a dónde se dirige si no va la eyaculación y no botamos el semen? Pues simplemente al enfriarse la energía sexual, pasa por nuestra columna vertebral a través del conducto llamado Kundalini y baña todos nuestros sentidos, entonces se retarda la vejez, se aclara la vista, los oídos, el sentido de vista, el olfato y se vuelve tan sana la persona que más bien se rejuvenece y sexualmente se fortalece.

Cuando nos conocimos y nos hicimos amigos congeniamos rápidamente por muchas cosas en común que ambos teníamos, es decir con Tlakaelel (Francisco Jiménez), allá sobre el lago Chapala, Estado de Guadalajara, 1995; creí que tendría unos 65 años, pero no, porque este amigo mío tenía más de 138 años y no le creí, pero me demostró que era cierto.

Un hombre sabio conocía muchos secretos sobre el reciclaje del semen, la forma de envejecer lentamente a través del sexo, sin enfermarse, de cómo mantenerse sano, fuerte, lúcido.  Esta es una forma sagrada de generar energía.

 

——————————-

Agradecimientos a Fredy Leonel Valiente Contreras, por habernos compartido este material, del cual él es el editor de esta colección de ensayos bajo el título de “Espiritualidad y filosofía indígena”, dentro del quehacer editorial de la Universidad URACCAN, de Nicaragua.

 

 

Contraportada

 

————————————–

Kulturtulum forma parte de la revista virtual RafTulum.

 

Puede contactarnos a la siguiente dirección electrónica:

serbae2004@yahoo.com.mx

————————————————————————